La revolución de los introvertidos: que los imbéciles no dirijan tu vida

Aprovechad el momento chicos, haced que vuestra vida sea extraordinaria

(El club de los poetas muertos)

Demasiada gente con talento nos estamos perdiendo. Me di cuenta de ello al charlar el otro día con un fotógrafo algo peculiar, un tipo curioso, creativo y muy introvertido.

No lo definiría simplemente como tímido pero sí como alguien reservado al que tienes que crear un clima de confianza adecuado para que dé rienda suelta a sus historias.

Me mostró algunas de sus fotografías y eran realmente buenas aunque también pude observar que su web dejaba bastante que desear y que era una lástima que no las presentara de una manera más adecuada.

También me explicó algunos proyectos en los que había participado sobretodo “por amor al arte” y de los que no había sacado nada más que su satisfacción vocacional (daba la sensación que se habían aprovechado de él en más de una ocasión).

Durante la conversación percibí un par de cosas:

  • En el Mundo hay gente con mucho talento pero que no sabe demasiado bien como difundir su trabajo o que incluso teme hacerlo. Suelen tener vergüenza o miedo a ser juzgados por los demás. La satisfacción del trabajo bien hecho y su vocación les basta para seguir adelante pero, como de la pura vocación no se suele vivir, algunos de ellos acaban tremendamente frustrados.Son perfiles de gente que ha fracasado en más de una ocasión por no darse a conocer de la manera más óptima, a pesar de su talento y de realizar trabajos sumamente interesantes.
  • Existe también mucha gente mediocre, superficial y que sin embargo sabe vender muy bien su imagen en público (por desgracia un grupo mucho mayor que el primero).No estoy hablando de un comercial cuyo trabajo es vender, estoy hablando del clásico “vendedor de motos”: personas con un marcado ego, de fuerte carácter y que no dudan en aprovecharse de los demás.Es un perfil socialmente exitoso, que va escalando poco a poco y que suele llegar a buenos puestos. Están en todas las clases y capas sociales (directivos, trabajadores, ong’s, etc) y algunas organizaciones los buscan premeditadamente.

El problema surge cuando los segundos se cruzan con los primeros en su camino: el mediocre no soporta a las personas con talento porque lo pueden dejar en evidencia y no va a cesar en tratar de anularlo con todas sus fuerzas.

Por otro parte, para el introvertido con talento no hay persona más tóxica que el superficial mediocre, siendo alguien que le incrementa aún más el pánico a ser juzgado.

El talón de Aquiles de las personas con talento que son introvertidas suelen ser aquellas personas sin escrúpulos que dominan emocionalmente la escena en público, provocan temor y usan la gestión de ese miedo para tapar el talento ajeno.

El resultado habitual es que el introvertido con talento acaba a las ordenes y explotado por el tirano mediocre.

Defiende tus virtudes:

  • Tu trabajo tiene siempre un precio: La mejor manera de proteger tu trabajo es valorándolo. Si algo se te da bien puede ayudar o interesar a otros y seguramente estás generando algo con valor. No lo regales por el simple hecho de que se te dé bien, hayas disfrutado con ello o te apasione, valora el hecho de que también te haya costado esfuerzo, la gente lo entenderá y respetará tu trabajo.
  • No basta con ser bueno en algo: Difunde tu trabajo, tan importante es tu trabajo como explicarlo bien. Nunca dejes que la competencia gane por un producto o servicio peores que el tuyo simplemente porque “el lazo sea más bonito”.

Los americanos dicen que la publicidad es igual de importante que el producto en sí mismo.

  • Aléjate de las personas tóxicas: No se trata tanto de evitarlas físicamente (aunque a veces también) si no de ignorar sus malas artes y limitar sus acciones.Algunos imbéciles van a buscar el enfrentamiento contigo tratando de provocarte solamente para hacerte perder los nervios y evitar que triunfe así aquello que otros que no sean ellos han propuesto. Aun siendo conscientes que lo que tú propones sería mejor para la organización, van a boicotear tu idea para que no pueda llevarse a cabo solamente porque no han sido ellos los autores. Con sus imbecilidades te van a llevar a su terreno y te van a derrotar en él porque están más habituados que tú a ese tipo de enfrentamientos.Vigila cómo te defiendes, no les sigas ese juego, si lo haces puedes entrar en su bucle y estar constantemente ocupado pensando en ello en vez de centrarte en lo tuyo. Si les demostramos que no van a provocarnos temor alguno, su poder de influencia caerá en picado y serán ellos los que entraran en pánico al quedar en evidencia.

En cuanto a las personas tóxicas que roban energía, su talón de Aquiles se encuentra en volverse impermeable a sus provocaciones y en hacer visible públicamente ese hecho.

  • Aprende del enemigo: No es que debas aprender a aprovecharte de la gente o a no respetar al prójimo, pero si en algo tiene talento ese tipo de mediocres es en venderse a sí mismo (a menudo es su único talento). Fíjate en cómo se mete a la gente en el bolsillo, si tu trabajo es bueno y además lo explicas adecuadamente, los vendedores de humo no van a poder competir con ello.
  • Jugar en casa ayuda: Les suele ocurrir a las personas introvertidas que para desarrollar sus potencialidades al máximo necesitan un contexto favorable (intimidad, silencio, soledad, complicidad, etc). Factores que no siempre pueden cumplirse en determinados escenarios.A la larga, esos inputs externos deberían dejar de influenciarte. Mientras no logres que dejen de hacerlo puedes tener en cuenta y preparar aquello externo que sí está en tu mano, como por ejemplo: convocar las reuniones o presentaciones importantes cuando los oyentes suelen estar más receptivos y frescos en lugar de a última hora del día, o buscar un restaurante tranquilo y de comida sencilla para una comida de trabajo, etc.Esos pequeños detalles pueden parecer insignificantes pero pueden influir mucho en nuestro estado de ánimo.
  • Encuentra aliados: De la misma manera que existen personas odiosas que pueden ir en tu contra, afortunadamente en la vida existen muchísimas personas altruistas, interesadas en mejorar el Mundo y en ayudar a promover las buenas ideas. Si no te sientes sólo tendrás mucha más fuerza para desarrollar tus proyectos y lograr tus objetivos. Ayúdales con sus problemas, crear comunidad va a ser algo muy valioso que te hará progresar drásticamente.

Busca relacionarte con aquellas personas positivistas con las que puedas generar complicidad y que sean capaces de darte una opinión crítica, sincera y constructiva que te ayude a mejorar.

Enlaces relacionados: